malfora

Las veladas artísticas y medioambientales regresaron en el verano del 2019 a uno de los espacios naturales más extraordinarios de la ribera del Ebro, en Utebo, con MALFORA.

Ocho artistas participan en esta experiencia cultural y medioambiental creada por Nacho Arantegui, desarrollada con la Asociación Trarutan, los pases fueron nocturnos y tuvieron lugar los viernes y sábados desde el día  9 de agosto hasta el 7 de septiembre.

Sentir, abrirnos a una vivencia en la que la creatividad y el paisaje estimulan la percepción, las sensaciones y la interacción.  Los visitantes pudieron vivir un encuentro con el arte contemporáneo a través de un recorrido por un ecosistema natural sorprendente donde descubrieron intervenciones escultóricas, al mismo tiempo que entraron en escena las propuestas site specific de artistas de diferentes disciplinas, como la danza contemporánea, danza y acrobacia y mástil chino, música en vivo o la interpretación.

Esta propuesta responde a la necesidad de experimentar los espacios naturales de los entornos rurales, reivindicar los valores básicos de la naturaleza, promover el arte contemporáneo sensibilizando a todo tipo de público, fomentar ocio y hábitos de vida saludables, así como el desarrollo humano desde una experiencia creativa que apela a la sensibilidad y a la emoción transformadora desde una atmosfera asombrosa.

La velada se fundamentó en un texto escrito por Miguel Ángel Ortiz Albero, tras su encuentro  con Malfora el escritor trazó las líneas,  que  unidas a la singularidad y energía del particular paisaje, fueron fuente de inspiración para los/as artistas participantes: Teresa Lorenzo, Ester Vallejo, Beatriz Vallejo, Gonzalo Catalinas, Teresa Magallón, Milki Lee y Alfredo Porras. Además,  tres intervenciones escultóricas que apelan a cuestiones ambientales diseñadas por Nacho Arantegui y construidas con el equipo artístico de Trarutan: Cristina Berlanga,  José Castán, Alberto Monreal, Inés Colás y la colaboración de Rosalía Izaguerri. Vestuario colabora Yolanda Villajos.

INTERVENCIONES ESCULTÓRICAS

EL TESTAMENTO DEL HIELO Un pasadizo de troncos de estructura en arco apuntado daba acceso a un área donde tomaba protagonismo un tronco acostado de grandes dimensiones. El sonido que provenía de su interior fue tomado por unos científicos a partir de la muerte de los icebergs. Al acercarse al tronco se podía descubrir una cavidad y en su interior un Sarcófago enmarcado por los nervios del tronco en oro. Al fondo una urna de alabastro emanaba luz y se podía observar varias inscripciones en diferentes lenguas y jeroglíficos. La pieza conceptualmente representaba el inicio del fin de una civilización, el mensaje representado por el sonido de la muerte de los icebergs y por el sarcófago. Al público se le aportaba papel y podían tomar unas plumas que se encontraban en un brazo del trono,  se les animaba a dejar un mensaje o dibujo para que otra civilización lo pueda leer dentro de cientos de años. Los mensajes fueron depositados en un orificio del tronco y el equipo de Trarutan los fue recogiendo para al finalizar el proyecto, desarrollar una actividad a la que estarán invitadas todas las personas que asistieron al evento,  para enterrar la urna de alabastro en el sarcófago y sellarlo con todos los mensajes.

 

ZIARPLASTIC  Cuatro grandes tocones de platanus x hispánica dejaban al descubierto sus enormes y expresivas raíces. Dentro del argumento de la velada los árboles se desmoronaron y sus raíces emergieron cubiertas de plástico. En la cara posterior de las grandes raíces se descubrían diferentes paisajes de barro que recuerdan estructuras de civilizaciones primitivas. El GUÍA interpela al público ¿Hasta dónde llega el plástico en nuestras vidas, hasta la raíz, hasta nuestras entrañas?

La pieza contó durante tres noches con una proyección de video mapping sobre la raíz, una colaboración del creador Edu Cortina. 

Las raíces estaban cubiertas de un plástico que proporcionó una planta de reciclaje.  

1986 LA ZONA Hace referencia al gravísimo accidente nuclear de Chernobyl, Ucrania, en 1986.  A partir del accidente se creó una zona de exclusión de 30 km, con los años y  a partir de la ausencia de seres humanos y sus actividades,  ha florecido la vida salvaje,  varias especies de animales y aves que no se habían visto en la zona antes del desastre se encuentran ahora en abundancia, esta evolución del ecosistema y su biodiversidad está sorprendiendo a los científicos.

Conceptualmente la pieza enfrenta a una naturaleza antinatural, contaminada a una verde y llena de vida. Más allá de la destrucción de los ecosistemas por causa de los seres humanos,  la Naturaleza sobrevive, como es el caso de un medioambiente altamente radiactivo como el de La Zona, el ser humano podrá desaparecer pero no así la biodiversidad del planeta. 

MENÚS VEGETARIANOS MALFORA en UTEBO

Dos establecimientos hosteleros del municipio ofrecieron un menú especial con motivo de las veladas:

 

-Restaurante las piscinas Utebo

Teléfono de reservas 

626497123

C/las fuentes frente al número 47 Utebo

 

-Restaurante DGUSTA

976 788 993

Calle Pablo Serrano nº5-7

Fotografías de Carlos Colas y Nacho Arantegui

PATROCINADORES
buenacalidadblanco.jpg