LAS LUCIÉRNAGAS DE MALFORA 2018

El proyecto artístico LAS LUCIERNAGAS DE MALFORA, diseñado y dirigido por el artista zaragozano Nacho Arantegui,  se desarrolló en su tercera edición en los espacios naturales del municipio de Utebo-Zaragoza, concretamente en la ribera del Ebro,   Soto de Malfor. Contó con un aforo completo en toda la edición y se ampliaron con tres pases más, en total fueron 774 personas las que vivieron la experiencia. 

Estas singulares propuestas artísticas y medioambientales entre los escarpes del Castellar, el río Ebro y los sotos de ribera, han atraído a miles de personas que han podido transitar por una vivencia que apela a todos los sentidos a partir del  vínculo con un paisaje, que se presenta en concordancia con las aportaciones del arte contemporáneo (Land art, danza, performance, música en vivo, interpretación),  y todo ello bañado de una atmosfera sorprendente,  de misterio y fantasía.

 

Las veladas artísticas diseñadas por Arantegui y desarrolladas con la Asociación Trarutan, se reivindican como proyectos originales que están teniendo cada vez mayor repercusión atrayendo a personas de todos los puntos de España. Por poner un ejemplo el año pasado el equipo de televisión española La Aventura del Saber se desplazó a Zaragoza para llevar a cabo un reportaje sobre la obra de Arantegui y estos proyectos, http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-aventura-del-saber/aventuraanaturalezaok/4278347/. El canal británico Channel 4, a través de la dirección de Cameron Turbull, también realizó una filmación inspirada en las veladas artísticas y medioambientales.   Utebo.http://randomacts.channel4.com/post/153610792376/first-acts-cameron-turnbull-a-primitive-figure-is?fbclid=IwAR1019hyEN__iUZNTTfMfKyO-2nihO1hmUmBoqFb02M5rI52hhhTZnCVe4c

Para Arantegui estamos ante experiencias que dan a conocer el patrimonio natural del territorio aragonés, muchas veces olvidado. Vivirlo desde la perspectiva de las veladas nocturnas no deja indiferente, asombra a los foráneos, pero también a la propios vecinos de los municipios cercanos.  Al mismo tiempo lo habitual es trabajar con artistas de la tierra que tienen una calidad y potencial extraordinario, no dejan de innovar y de sorprendernos.

En la edición 2018 el público se adentró en las profundidades del bosque por túneles y recovecos tratados con una sutil iluminación para conceder a la retina oníricas composiciones. Entre la floresta se descubrieron los sorprendentes espacios escénicos donde fue posible contemplar entre la copa de los árboles a la turolense Teresa Magallón,  LA MUJER QUE BAILABA CON LOS ÁRBOLES,  unió la danza aérea con el yoga a través de la creatividad, instrumentos circenses como el trapecio, proyectando el movimiento de una manera sutil e intimista. La pieza se centró en el misterio  y en ella se pudo ver proyecciones de imágenes abstractas que evocaron  atmósferas cósmicas. Todo un recorrido visual, a través del lenguaje del cuerpo, que trasladó a otros mundos.

Yago de Mateo, SER ANCESTRAL, hizo presencia como una criatura ancestral, desde lo más remoto del bosque encantado convive con su propia locura, el tecnochamán amparado por su gato Micifú invocó con sus pócimas mágicas embotelladas una amalgama de hechizos cuánticos sobrenaturales.  

Gonzalo Catalinas, EL ORÁCULO, se muestra como un ser envuelto en luz (finos hilos de fibra óptica que brotan de la vegetación)mostró como un ser envuelto en luz y vegetación, un oráculo que se convirtió en la figura más deshumanizada del alma del bosque.  Sin pretender ser moralizante, esta propuesta trataba de dialogar con el espectador para su transformación a cada paso en torno a este ritual. Con una serie de movimientos contenidos, combina la microdanza con el canto armónico, acompañado del músico Alfredo Porras. 

Alfredo Porras, los cantos armónicos acompañaron los movimientos de Gonzalo Catalinas. Utilizados normalmente para la meditación, Alfredo  los transforma en esta ocasión de forma más misteriosa. La Flauta travesera Zen, hecha de bambú, la Tambura y los Cuencos Tibetanos crearon una atmósfera que complementó el sonido propio de la noche y del rumor del río.

Los  dos últimos fines de semana de las veladas artísticas se nutrieron dentro de la pieza del Oráculo con la participación especial de la cantante Pilar Marqués, que acompañaba en la escena con su voz a Alfredo Porras. La voz de Pilar profundizaba en los cantos carnáticos,  la música clásica del sur de la India.

La zaragozana afincada en Toulouse Izaskun Insausti presentó en un entorno entre acogedor y salvaje, repleto de arena, árboles y texturas su pieza de danza contemporánea. Alejándose de las salas en las que suele actuar, mostró piezas diferentes con las que el público, gracias a cada uno de sus pasos, pudo transitar cada noche a universos diferentes.

 

María de Rada fue la GUÍA de la velada, se mostraba misteriosa, una sabia mujer que adentró a las personas por los senderos y recovecos del bosque para iluminar a través de la poesía, cada parada de esta aventura. Sus poesías estaban inspiradas en El Libro del Sendero, de Lao Tzu

 

INTERVENCIONES ESCULTÓRICAS

SENDERO DE LAS LUCIERNAGAS

La intervención artística estaba constituida por cientos de puntitos de luz (luminiscente) que emanaba de pequeños capullos. Estos destellos en la oscuridad,  colocados estratégicamente entre la vegetación, dibujaban un pasadizo por el que adentrarse y creaban un efecto óptico extraordinario de estimulantes sensaciones.  La intervención requería de dos horas de montaje cada noche por parte de un profesional de Trarutan, que para aprovechar la intensidad de la luminiscencia, debía quedar preparada justo antes de que llegara el público. Al finalizar la velada todos los capullos luminiscentes eran retirados el espacio natural. 

EL SANTURIO DE LAS LUCIÉRNGAS

La arquitectura estaba formada por planta circular de 7m de diámetro marcada por 23 troncos de chopo de unos 260cm de alto que hacían función estética y de soporte para una red de hilos de fibra sintética, esta red contenía un manto tupido de capitanas (salsola kali). En el eje central de la pieza un gran tronco de árbol invertido con varias ramificaciones de 350cm de alto que había arrastrado el río,  desde él partían los hilos de la red hacia la estructura circular de troncos de chopo. Las capitanas estaban colocadas con su raíz hacia abajo y se presentaban con una imprimación de pintura blanca en sus ramificaciones más gruesas para ganar expresividad estética.

En torno a la estructura central se disponían una serie de columnas coronadas por ramilletes de avena silvestre, desde los que emanaba una luz cálida. La arquitectura tenía una dimensión que permitía acoger en su interior a todo el grupo de personas que disfrutaban de la velada.  Además de la contemplación y el disfrute estético, la intervención era interactiva, a través de unos punteros laser de luz UV que el personaje SER ANCESTRAL iba entregando al público, se podía dibujar delicadas líneas de luz en todo el cuerpo del tronco central, así se convertía en un elemento simbólico, un tótem que iba ganando  luz, expresión y poder.

Director artístico - Nacho Arantegui ha dado forma a la velada, diseñando el itinerario, los espacios escénicos y las intervenciones escultóricas, ha acompañado en los procesos de creación de cada artista participante y construido junto al equipo de Trarutan las piezas de Land Art. https://nachoarantegui.com/

Asistente de dirección - Cristina Berlanga, cofundadora de Trarutan en  el 2014,  escultora y maestra de taller. 

 

Técnicos - Silvia Cored y José Castán.

Evento patrocinado por: Agroveco BIO, Supermercados Valdespartera, Alfa auxiliar de montajes, Millán Pro. 

 

Ayuntamiento de Utebo 

Difusión y comunicación Puntés Comunicación y Laura Sainz 

PATROCINADORES
buenacalidadblanco.jpg